lunes, 2 de enero de 2012

El debate es por el sistema de medios

Para las publicaciones regionales, la posibilidad de que el Congreso
sancione una ley que garantice precio, calidad, aprovisionamiento y
disponibilidad en igualdad de condiciones a la de las grandes
publicaciones abre, sin lugar a dudas, una oportunidad histórica.
(Ansol).-
Si alguien benefició por la transferencia de acciones de la
planta de Papel Prensa en 1977 son tres medios capitalinos, cuya
integración vertical les permitió consolidar una posición dominante en
el mercado de periódicos, y de la comunicación en general, durante más
de treinta años.
Esa posición no solo permitió desarrollar un negocio fundamental a
expensas de la dificultad de acceder de otros actores, sino que
concentró algo muy caro a cualquier sistema democrático: la
posibilidad de intermediar en los significados sociales.
De manera muy liviana hoy algunos legisladores que defienden las
posiciones de los grupos empresarios de medios propietarios de Papel
Prensa dicen: "El Derecho a la Información está garantizado por
Internet". Esta falacia intenta ocultar el control de mecanismos que
permiten controlar un mercado muy particular, ya que sobre se erige,
en buena parte, la libertad de expresión.
La falacia es que no hay soporte mediático que actúe por sí solo, el
sistema de medios es un continuum que opera de manera global sobre la
sociedad. Así como un medio no define lo que opina la población, cada
medio cuenta para crear y recrear las visiones de la realidad sobre
las que se construyen las ideas sobre el mundo que nos rodea, y por
ende nuestra forma de insertarnos en él.
Por lo tanto, ninguna palanca de esta verdadera red conformadora de
sentidos puede estar bajo las exclusivas manos de ningún actor.
En estas reflexiones se arriesga una idea: A cada conformación
histórica de la sociedad, definida en el marco de las correlaciones de
fuerza específicas, en sus formas tanto institucionales como no
institucionalizadas, le corresponde -de manera compleja- un sistema de
medios particular que construye y reconstruye los significados
sociales. Si hoy se debate el sistema de medios, con esta profundidad,
es nada más que la manifestación de un cambio de época.
Sostenemos como idea fuerza, que Papel Prensa no es un negocio en sí.
Probablemente quizás no lo haya sido nunca. Sino que permitió a sus
propietarios consolidar una posición dominante, desde donde se diseñó
un sistema de medios funcional a determinado proyecto socio económico.
Esta posición fue sistemáticamente sostenida y aún profundizada por
los sucesivos gobiernos nacionales, aún cuando estos gobiernos tienen
el deber de expresar los intereses del Estado -es decir de todos los
argentinos- como parte propietaria de la firma en cuestión.

* Periodista Comercio y Justicia (Córdoba)







Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal