sábado, 11 de mayo de 2013

El software libre y los gobiernos

Como ya hemos visto en clase, el software libre es el tipo de software utilizado para cualquier fin, copiado, modificado y redistribuido por parte del usuario. Para ello, es necesario que se tenga acceso al código fuente, algo que no ocurre con los software comerciales, por lo que estos últimos no pueden adaptarse a las necesidades de las personas usuarias.

Richard Stallman

El código fuente es el lenguaje de programación que describe con detalle qué debe hacer un programa. Pero para que el microprocesador pueda llevar a cabo las instrucciones es necesario traducir el código fuente a un código máquina. Así, cuando una empresa comercial nos vende un software, lo que nos vende es el código máquina.

Aclaradas las diferencias entre código fuente y código máquina, cabe destacar que desde los años 80 existe un movimiento en defensa del software libre, representado por el Proyecto GNU lanzado en 1983 por el carismático Richard Stallman (el redactor de EcoPer en la Red, Fernán González, le entrevistó). De esta manera, se busca hacer visible y modificable el código fuente, con el fin de evitar funciones ocultas y conseguir, gracias a la cooperación, una mejora progresiva del programa.
Grandes empresas como Google, Facebook o IBM utilizan el sistema operativo Linux (ejemplo de software libre); y según Wall Street Journal, el 50% del software adquirido por las grandes compañías en el próximo lustro será libre.

El precio, la adaptación a las necesidades… ¡y más ventajas!


Extremadura fue pionera a la hora de crear una distribución Linux adaptada a su comunidad autónoma. Esta distribución es LinEx, un sistema operativo creado en 2002 y cuya última versión es LinEx 2013, lanzada el 11 de febrero de este año. Sin embargo, desde 2011 el gobierno del PP se ha desinteresado del desarrollo de este sistema operativo, suponiendo esto un cambio con respecto a los gobiernos socialistas anteriores.

Pero no todos están a favor

En 2012, en Freiburg (Alemania) los funcionarios del Ayuntamiento se opusieron a la implantación del software libre en sus ordenadores. Finalmente, se volvió al software propietario. Pero es un caso aislado. La principal oposición es política, ya que el software libre se aleja del modelo neoliberal, basándose en la cooperación entre personas en un entorno no necesariamente comercial.

Como herramienta para la liberación de América Latina

Uno de los gobiernos más activos en el uso del software libre es el gobierno de Ecuador, que en abril de 2008 publicó un decreto mediante el cual establecía un marco legal que obligaba a las instituciones públicas a apostar por el software libre. A continuación, un vídeo del presidente ecuatoriano Rafael Correa defendiendo el uso de este tipo de software:

Correa defiende en este vídeo de 2007 el uso del software libre como medio de la liberación de América Latina, para evitar que las distribuidoras de software comercial de otros países puedan colaborar con sus gobiernos en temas de importancia estratégica. Una idea que también está presente en otros países antiimperialistas como Bolivia o Venezuela. En este último país, destaca la utilización del sistema operativo Canaima (una distribución Linux) en la Administración Pública del país y su distribución con los ordenadores producidos por la empresa Venezolana de Industria Tecnológica, VIT.

Cuba es otro de los países que ha apostado por el software libre para mantener su soberanía tecnológica. Pero también un país cuya democracia está fuera de toda duda como Brasil ha apostado por el uso del software libre, ahorrándose una gran cantidad de dinero en licencias.

En Uruguay se ha aprobado recientemente una ley por la cual se da prioridad al software libre sobre el software privativo. En México todavía no hay una legislación al respecto, pero grupos ciudadanos están presionando para que se introduzca el software libre en las instituciones públicas en general, y en la educación en particular.

¿Y en la Unión Europea?


La Comisión Europea, en algunas ocasiones, se ha posicionado en favor del software libre. En cuanto a casos particulares de los países de la UE, Reino Unido es un claro ejemplo de Estado que ha apostado por este tipo de software. Lo mismo ocurre con Francia, Alemania, Italia y Portugal.
España presenta un retraso con respecto a los países latinoamericanos y europeos mencionados en cuanto a la implantación del software libre. Según La Marea, 9 de cada 10 organismos de la administración cuentan con programas de software libre, pero solamente un 5,6% de estos organismos los utilizan exclusivamente. Además de Extremadura, la otra gran región implicada en la promoción de este tipo de programas es el País Vasco, que desde el año pasado está comenzando a legislar para que todo el software de la administración de la comunidad autónoma sea libre.


Fuente: http://ecoperenlared.wordpress.com/2013/05/06/el-software-libre-y-los-gobiernos/



Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal