lunes, 2 de enero de 2012

¿El Estado no debe intervenir?

El tema del papel para periódicos no es es un emergente de esta
coyuntura, más bien aparecen las condiciones políticas para debatirlo.
Para terminar de comprender sobre qué situación estamos parados los
medios regionales y sobre la que se debe intervenir, es necesario que
retrocedamos algunos años.
(Ansol).- Resulta irrisorios los argumentos que señalan que el Estado
no debe intervenir en la actual coyuntura, cuando fue la mano del
propio Estado el que dibujó la "cancha" donde se jugó el partido desde
1977 hasta la fecha. Creemo, en negrita y subrayado, que desde siempre
el Estado Intervino en este tema, en todo caso la novedad es que un
Gobierno está corrijiendo políticas que garantizaron una concentración
económica y política.
En 1969, el gobierno de facto de Onganía impulsó un proyecto de
sustitución de importaciones de papel prensa, cuyo consumo provocaba
un persistente drenaje de divisas al país y la queja histórica de las
editoriales nacionales. Con el fin de financiar la participación del
Estado Nacional como impulsor del proyecto, el gobierno estableció por
una década un impuesto del 10 % a la importación de papel de diarios.
Todos y cada uno de los diarios argentinos existentes por entonces,
pero también los lectores y anunciantes, las comunidades a las que
enlaza cada periódico, hicimos ese aporte.
Concebido para el sector privado, se estableció un mecanismo de
adjudicación del proyecto industrial por concurso público
internacional, declarado desierto en su primera instancia al no
cumplir ninguno de los 4 oferentes con el 100% de las exigencias. No
obstante, el gobierno del general Lanusse posteriormente adjudicó el
proyecto al primero en la calificación de esa compulsa: el Grupo Abril
SA.
Pocos años después, durante la tercera presidencia del general Juan
Domingo Perón, el grupo Abril se desligó de su paquete accionario.
Quien adquiere estas acciones es el grupo Graiver.
Bajo presiones del gobierno militar (que la Justicia Argentina deberá
determinar con precisión en qué consistieron exactamente, no obstante
las noticias periodísticas y los expedientes acumulan pruebas que
hechan luz sobre una "profunda negrura" de la situación) el 18 de
enero de 1977 la empresa quedó en manos de los diarios capitalinos
Clarín, La Nación, La Razón y el Estado Nacional.
Un dato a destacar es que por aquel entonces, el gobierno de facto
encabezado por Videla pide a los socios privados de Papel Prensa que
vendan a diarios del interior un alto porcentaje de las acciones en
las mismas condiciones en que las compraron, cuestión que es
rotundamente rechazada por los diarios capitalinos.
Insistimos sobre un hecho fundamental: hubo desde el arranque un
intervención estatal en este tema. Mejor dicho una "fuerte y
fundamental intervención", dado el contexto institucional del país, en
la transferencia del paquete accionario de la planta papelera hacia
las empresas en cuestión. Este hecho debe ponerse sobre la mesa a la
hora de pensar en las voces que dicen que el Estado "no debe
intervenir", con una ironía que de sutil no tiene nada: "no debe
intervenir cuando no nos conviene".
* Periodista Comercio y Justicia (Córdoba)

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal