jueves, 6 de junio de 2013

México: El derecho fragmentado a la información, Opus 14 cero

Obertura: el fragmento
Del latín fragmentum: Parte o porción pequeña de algunas cosas quebradas o partidas. Trozo de una obra literaria o musical.  (Real Academia Española)
La información es caótica; aparece en millones de fragmentos desordenados.
El avance tecnológico en las telecomunicaciones ha traído consigo un avasallamiento de información que incide en el modo en que los ciudadanos hacen uso de ella. Las personas con acceso a medios electrónicos de comunicación esperan recibir noticias de manera inmediata y de lectura rápida.
La información se encuentra al alcance de todos los sectores sociales, salvo aquellas poblaciones realmente incomunicadas, donde no hay electricidad ni accesos electrónicos. Es en esos lugares principalmente donde se ha creado una categoría más de analfabetismo, el digital, referente al desconocimiento de las nuevas tecnologías. (Sin exentar ciertos estratos urbanos)
Aria: el derecho a ser informado
Ernesto Villanueva apunta que son dos libertades las ejercidas en el derecho a la información:
La libertad de expresión; es decir, el derecho a emitir ideas, opiniones y juicios de valor por cualquier medio, y la libertad de información; el derecho de buscar, procesar y difundir hechos de carácter noticioso, constituyen herramientas de intermediación entre el origen informativo y las fuentes públicas y privadas, y el destinatario final, el individuo. Más todavía, los medios de comunicación, por medio del ejercicio profesional de estas dos libertades, habilitan al individuo para ser ciudadano, para participar en la toma pública de decisiones, requisito sine qua non de la democracia.[1]
Por ley, todo ciudadano mexicano tiene derecho a ser informado y a opinar sin censura alguna, a menos que dañe a terceros. Aunado a la libertad de expresión, el periodista tiene un compromiso social y Ernesto Villanueva propone deberes éticos que contrae con la sociedad: brindar información veraz, exacta, equilibrada y completa.[2]
Sin embargo, el derecho a ser informado en México que está contemplado en la constitución política, se pierde por dos grades factores: la inseguridad en el ejercicio de informar y la forma fragmentada en que la información llega (o no llega) al ciudadano.
En el primer caso, podemos considerar tres aspectos, por desgracia comunes en el México del siglo XXI: 1) la violencia ejercida contra periodistas y medios de comunicación, que incluye asesinatos, secuestros, amenazas, atentados contra la integridad física de la persona y contra las instalaciones de los medios de comunicación, convirtiendo a México en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo; 2) la impunidad de que gozan los perpetradores de los crímenes y delitos, y 3) la censura de los medios de comunicación y periodistas, discreta, pero presente. (A estos puntos podemos añadir la autocensura de los propios medios y periodistas)
En el segundo caso, el ciudadano está construyendo concepciones de la realidad a partir de millones de imágenes y cápsulas informativas que viajan en milésimas de segundo perdiendo su relación una con otra. Es una visión simplista y superflua de la realidad.
Violenza, alto vivace
El día internacional de la libertad de prensa, Reporteros sin Fronteras señaló a México como una nación particularmente mortífera para los periodistas, pues desde el año 2000 han sido asesinados 86 periodistas y 18 se encuentran desaparecidos.
Publicó además una lista de 39 “predadores” de la libertad de información, Jefes de estado, políticos, jefes religiosos, milicias y organizaciones criminales que censuran, encarcelan secuestran, torturan e incluso asesinan a periodistas.[3]
Veracruz, allagrando
En cuanto a las entidades con mayor incidencia de agravios contra periodistas, la Comisión Nacional de Derechos Humanos identificó al Distrito Federal, Veracruz, Chiapas, Estado de México y Chihuahua.[4] Reporteros Sin Fronteras ha denunciado que Veracruz es una de las zonas más peligrosas del mundo para ejercer el periodismo, debido a que en el sexenio del gobernador Javier Duarte se han perpetrado 8 asesinatos a periodistas, desaparecido dos y varios han tenido que salir del estado.
Como una bofetada a los periodistas y a los ciudadanos, el 2 de abril pasado, la Asociación Mexicana de Editores de Periódicos, entregó un reconocimiento a Javier Duarte por su defensa a los periodistas.
Silenzio, la impunidad
El Índice de Impunidad 2013 del Comité para la Protección de los Periodistas califica a México como uno de los países con mayor impunidad en el mundo, por debajo Iraq y Afganistán, entre otros.[5]
Opus 14 cero in banal menor
La información se fragmenta para poder distribuirse rápidamente para un consumo rápido. Una sociedad interconectada ehiperinformada a través de los medios digitales no puede detenerse y la fragmentación permite potenciar su adaptabilidad en el escenario de la realidad líquida.[6]
Ritornello, fragmentos repetidos
Además de que viajan millones de notas de 140 caracteres cada día, éstas se repiten incesantemente y, con la misma lógica, los periódicos que están migrando a páginas digitales sucumben a la tentación de repetir las noticias. Están en la lógica de la inmediatez, tratando de ganar la primicia y sin verificación. Cada vez más homogéneos.
Obra inconclusa
La inseguridad y la impunidad en el ejercicio periodístico, junto con la sobresaturación de noticias expuestas a cada instante, sin contextos, sin historias acabadas, sensacionalistas y superfluas, diluyen el derecho a ser informados.
Los 140 caracteres de la medida digital están ocupando espacios para el divertimento y el comercio. Cientos de periódicos están cerrando[7] porque no se leen. Su lugar lo ocupa el desorden digital. El drama de la sociedad de la información es que en realidad es de la desinformación.
- Este artículo fue galardonado con el primer lugar del concurso en maestría, de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, celebrado el 23 de mayo de 2013 en México DF.


[1] Villanueva, Ernesto (2011). La defensoría de la audiencia. México: IIJ, UNAM; Radio Educación, p. 24
[2]Ídem, p. 33
[3] Sin embargo; http://www.sinembargo.mx/03-05-2013/608790 3 de mayo de 2013. Véase también el informe de Freedom House que ubica a México entre los países con prensa no libre; http://www.freedomhouse.org/sites/default/files/FOTP%202013%20Booklet%20Final%20Complete%20-%20Web.pdf
[4] Sin embargo: http://www.sinembargo.mx/03-05-2013/609492; 1 de mayo de 2013
[5] Comité para la Protección de los Periodistas; Eludir los asesinatos; http://cpj.org/es/2013/05/eludir-los-asesinatos-2.php; 2 de mayo de 2013
[6] Cerezo, José M.; Hacia un nuevo paradigma. La era de la información fragmentada; http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/telos/articulocuaderno.asp@idarticulo=6&rev=76.htm
[7] Véase un recuento en www.newspaperdeathwatch.com


Fuente: http://www.alainet.org/active/64307&lang=es



Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal