jueves, 5 de marzo de 2015

La Ley de Telecomunicaciones y los desafíos para las cooperativas

La nueva Ley de Telecomunicaciones -sancionada el año pasado- reemplazó a una norma de 1972 que no tenía en cuenta los actuales procesos de convergencia tecnológica. El objetivo es que las empresas pueden brindar al mismo tiempo servicios de telefonía, Internet y cable,  promover la competencia  en igualdad de condiciones y la calidad del servicio para los usuarios. Las cooperativas del sector que cumplen un rol esencial en este nuevo escenario.
La nueva norma garantiza que las tarifas podrán ser reguladas por la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic); se establece una velocidad mínima obligatoria de transmisión de las redes de telecomunicaciones, todos los proveedores usarán la misma infraestructura y se declara a todos los servicios que engloban las TICS (TV, Internet y telefonía) bajo la denominación de "servicio público esencial y estratégico".
El flamante instrumento legal está destinado a superar la concentración duopólica de las telecomunicaciones.  Y permite el ingreso de nuevos prestadores del servicio, entre ellos pymes y cooperativas. 
A principios de este año, el presidente de la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (Catel), Ariel Fernández Alvarado, reflexionó en Pantallas sobre el escenario de las entidades asociativas: “Desde el movimiento cooperativo tenemos que estar muy atentos para que se cumplan nuestras expectativas. Esta ley tiene que ser una norma que proteja a las pequeñas entidades. Hay que trabajar duro en la reglamentación, para que se nos escuche y podamos dar nuestras propuestas”.

Según difundió la agencia de noticias Ansol a principios de este año, las cooperativas de las localidades de Miramar, Balnearia y Marull (Córdoba) realizan obras por 1,5 millones de pesos en tendido de fibra óptica para mejorar servicios de Internet y TV por cable. Entre todas las empresas vinculadas asumirán la inversión proporcional a la cantidad de usuarios.
Además,  la Cooperativa de Electricidad de La Para  (Córdoba) finalizó el enlace con la ciudad de Arroyito, con lo que las tres empresas podrán conectarse a la línea, avanzando en la calidad de las telecomunicaciones en esa zona.
En tanto, la Red Nacional de Interconexión de Empresas es un proyecto que ya recorre 14 localidades de todo el país. Se mejora la calidad del servicio de internet que llega al usuario, quien se ve beneficiado con una conectividad más rápida y a menor precio. Las cooperativas están al frente.
 Mediante esta iniciativa los proveedores de servicios de Internet (ISP) regionales, empresas o cooperativas de telecomunicaciones y organismos del Estado pueden intercambiar tráfico de Internet en forma local, sin transportar los datos a Buenos Aires. Así se mejorará la eficiencia del servicio al ganar mayor velocidad de respuesta y optimizar costos.
 Es un beneficio no sólo para la ciudad que sea central sino para las localidades que se encuentren entre 50 a 100 kilómetros de distancia del punto de conexión”, precisó el gerente de la Cámara Argentina de Internet (Cabase), Hernán Seoane.
A nivel general, el sector de telecomunicaciones evidenció un extraordinario crecimiento, con un incremento en la facturación del 1018% en el periodo que comprende de 2003 a 2013, aunque el desarrollo del sector fue acompañado por una marcada tendencia hacia la concentración económica y de mercado: Telefónica Argentina y Telecom Argentina se posicionaron como empresas líderes en la provisión de telefonía móvil y de internet en el país.
Los recursos que tiene el Estado nacional para influir en este comportamiento sectorial están relacionados con el marco regulatorio, que les permite el proyecto "Argentina Digital", transformado en ley el 16 de diciembre de 2014.
La nueva norma propone limitar la integración vertical, reconociéndola como el principal factor de poder de mercado. Ahora las redes pasarán a estar desagregadas y todos los prestadores del servicio podrán acceder a ellas en las mismas condiciones que las grandes empresas, que deberán competir.
Para desagregar las redes se establece que los licenciatarios de servicios de telecomunicaciones tienen la obligación y el derecho de interconectarse entre sí, garantizándoles a los proveedores que no cuenten con red propia para el acceso a los hogares (entre ellos cooperativas, pymes y distribuidoras locales) utilizar la misma infraestructura.
Así, en vez de tener múltiples conexiones físicas para un mismo usuario se permitirá que todos utilicen el mismo cableado. De esta manera se habilitará el ingreso de competidores al momento en que se anula la principal fuente de poder de mercado, permitiéndole al usuario elegir para cada servicio al proveedor que le convenga en calidad y precio.
Se declara también a todos los servicios que engloban las TICS bajo la denominación de "servicio público esencial y estratégico" y se elimina la diferencia entre corta y larga distancia nacional, por lo cual los servicios deberán ser brindados en todo el territorio nacional.

Fuentes consultadas:

Tiempo Argentino

Ansol

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal