viernes, 22 de junio de 2012

Las redes sociales le ponen picante a las elecciones en México


Al igual que se ha ido viendo en todos los países donde se han celebrado elecciones recientemente, la estela del icónico caso de Barack Obama en 2008 sigue siendo alargada, especialmente, en México, país vecino de Estados Unidos donde Internet se encuentra en plena escalada de crecimiento con 40.6 millones de internautas, según la AMIPCI (Asociación Mexicana de Internet), de los que un 90% tiene una cuenta de Facebook, un 60% de YouTube y un 55% en Twitter. Ante estas cifras, Internet es un campo de batalla clave en estas elecciones, en el que todos los candidatos se han rodeado de estrategas y equipos dispuestos a repetir el éxito de Obama en las redes sociales.


Hay que tener en cuenta que, hasta hace un año, Internet había sido un canal dominado especialmente por los simpatizantes de la izquierda mexicana, el PRD, partido de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), perdedor en las últimas elecciones ante Felipe Calderón en 2006 y de nuevo candidato. La mayor parte de los medios de comunicación tradicionales, impresos y audiovisuales siguen líneas editoriales conservadoras, lo que llevó a muchos votantes de izquierda a crear sus propios canales de comunicación a través de Twitter, YouTube, blogs, foros o sitios Web. Hasta el año 2011, aparentemente de forma orgánica, la mayor parte de la conversación que se daba en la Red en torno a política se teñía del amarillo y negro del PRD, que utilizaba Internet para atacar al presidente Calderón, El Presidente Espúrio o el Usurpador, según lo denominó AMLO tras perder las últimas elecciones por una diferencia de poco más del 0.5% de los votos.

Esta situación comenzó a cambiar el pasado verano, cuando arrancaron las elecciones para el Estado de México (EDOMEX), la entidad federativa con más habitantes de México, más de 15 millones, donde el PRI, liderado por Eruviel Ávila, vencedor por abrumadora mayoría en esta disputa, comenzó a tomar en cuenta a Internet como un canal relevante de conversación con el elector. El EDOMEX pasó a ser el campo de pruebas para una potente estrategia, poco conversacional, pero sí muy agresiva en cuanto a presencia y publicidad del candidato del PRI en estas elecciones a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto (EPN), líder en todos los sondeos a diez días de las elecciones.

Con un amplio equipo, una gran inversión publicitaria y la confianza de ser el candidato favorito para el triunfo desde años atrás, el candidato del PRI se presentaba dispuesto a repetir el éxito de su compañero de partido, Eruviel Ávila, en el Estado de México, algo que comenzó a lograr en los primeros momentos de la campaña, pero que comenzó a cambiar tras su paso por la Feria del Libro de Guadalajara, donde EPN no fue capaz de salir al paso de la famosa pregunta: “¿Qué 3 libros han marcado su vida?”. Este incidente, en el que la hija de Peña Nieto salió en defensa de su padre a través de Twitter acusando a las voces críticas de ser “proles”, unido a otros deslices posteriores, acabaron por convertir a Internet en la principal preocupación del candidato favorito, que vio como la redes sociales se convertían en el canal de burlas y ataques.

FUENTE: www.elpais.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal