jueves, 5 de julio de 2012

"El reconocimiento de la jubilación debe ser el mismo para trabajadores de cooperativas o en relación de dependencia"

Para hablar de la situación jubilatoria de los cooperativistas en Argentina, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo entrevistó a Alberto Rosa, presidente de la Federación de Cooperativas Portuarias FECOOAPORT. A continuación, la entrevista completa publicada en el sitio www.cnct.org.ar:




Alberto Rosa es presidente de FECOOAPORT (integrante de la CNCT), la federación de cooperativas portuarias que ha conseguido cambios previsionales fundamentales para los cooperativistas. En esta entrevista, Rosa describe la grave situación que atraviesan las cooperativas a causa del conflicto portuario que lleva más de 100 días con el puerto más importante del país completamente parado. La prolongación del conflicto sin soluciones está perjudicando el sostenimiento de la Mutual de Salud que tanto esfuerzo les costó a los socios de la federación. “Realmente hoy nuestra preocupación es llevar el pan a la mesa”, explica Rosa, uno de los dirigentes más lúcidos del cooperativismo de trabajo en Argentina y que conduce una federación modelo de gestión solidaria y sindical.

¿Cómo se llegó a esta situación y porqué no se logra destrabar?

Este conflicto se origina hace 100 días. Arrancó con el paro de los camioneros porque no se proveía de cajones a los barcos para salir a pescar, con lo cual la flota empezó a parar en ese momento. Continuó con el paro de la estiba, con un reclamo sobre la situación previsional que también se viene desarrollando hace unos cuantos años. Siguió con los compañeros de rastrillaje que son los trabajadores que se dedican a pintar los barcos y serenos de barcos; y en este momento está el paro de los marineros de Mar del Pata que lleva más de 60 días y que tiene un reclamo diferente a la conducción nacional, que nos ha puesto bastante contra la pared.

¿Cuál es el punto donde se traba este conflicto?

El sindicato nacional SUPA acordó un aumento del 22 % dividido en dos partes, pero el sindicato de Mar del Plata lo solicita en un solo pago. Hoy tenemos un paro muy extenso con más de 50 mil personas que dependen directamente de la actividad pesquera, sin contar las otras 200 mil de la ciudad de Mar del Plata que están en una situación muy precaria.

¿Cuál es la situación de los trabajadores cooperativistas nucleados en FECOOAPORT?

Nosotros ya tenemos una situación crítica. Algunas de nuestras cooperativas tienen más de 22 años y las más nuevas tienen siete años. Estamos en una vorágine en la que tenemos que ser empresas para subsistir dentro del puerto, pero hoy estamos en una situación financiera casi irreversible. Nos hemos dedicado a no generar deudas y a que nuestros asociados coman todos los días, eso implica que todos los viernes haya un reparto de excedentes de cuota social o de lo que haya en plata dentro de la cooperativa. Pero después de un paro de más de tres meses de no prestar servicios, de no trabajar, la situación de las cooperativas está llegando a su límite. Y no solo de las cooperativas, lo que más nos preocupa es la Mutual, que se creó hace siete años con mucho esfuerzo, que puede tener una grieta mucho más profunda y si el conflicto se extiende hasta podemos llegar a perderla. Nuestra mutual específicamente se dedica a Salud para todos los trabajadores, nosotros no hacemos turismo, ni tenemos financieras, ni ninguna de esas cosas que quizás tengan otras mutuales. La nuestro es salud y un servicio de salud muy accesible para cualquier trabajador y es a lo que no hemos abocado. Y el gran miedo es que la perdamos.

¿Cuál es el conflicto previsional de la jubilación que ustedes reclaman?

Es una discusión vieja. Nosotros interpretamos que hay una discriminación hacia los trabajadores cooperativos del estibaje. Los compañeros que están en relación de dependencia tienen el reconocimiento de jubilación a los 52 años, por el trabajo insalubre que realizamos todos los trabajadores portuarios. Esto es trabajar con 30 grados bajo cero, con humedad, con frío continuo, con ropa mojada; la descarga de los buques se hace en esas condiciones. En 1972 se fijó la edad de jubilación a los 52 años, por tareas penosas. Desde el momento en que nosotros decidimos formar nuestras cooperativas, sin saberlo, renunciamos automáticamente a ese beneficio, por lo cual creemos que esta es una discriminación. Ya sea asociado a una cooperativa o en relación de dependencia, el trabajo es el mismo: se moja lo mismo, pasa el mismo frío. Con los compañeros de la CNCT hemos logrado que el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, reconociera que se estaba haciendo una discriminación muy grande hacia los trabajadores. Tomada nos escuchó y dictó una resolución en diciembre de 2010, que es la N° 1444, donde nos permite hoy a todos los trabajadores asociados a cooperativas tener los mismos beneficios que tienen los trabajadores en relación de dependencia, o sea de poder jubilarse a las 52 años.
Hoy la discusión que tenemos es con qué aporte nos jubilamos. Eso será una discusión que tendremos de acá en adelante para generar un aporte que les permita a nuestros compañeros tener una vejez digna. También tenemos que ser coherentes y hacer un aporte digno. Con esto también tenemos que ser coherentes.

¿Con qué esfera del Estado se está realizando esta negociación?


Esta nueva negociación termina nuevamente en el Ministerio de Trabajo. En su momento, el Ministerio había dicho que no tenía las facultades para modificar los aportes que hoy estamos haciendo como monotribustistas, entonces nos acercamos a las oficinas de ANSÉS, donde fuimos muy bien atendidos tanto por su directora como por sus colaboradores, y allí nos explicaron que ellos son un ente que aplica las resoluciones o leyes que ya están dictadas por el Ministerio de Trabajo o por el Congreso Nacional, por lo cual ellos no pueden modificar esto. De ahí nos dirigimos a la AFIP, que es otro organismo nacional de recaudación donde hicimos el planteo que consiste en que los trabajadores podemos pagar más aportes, pero contar con una jubilación digna. Nos respondieron de la misma manera que en la ANSÉS, que ellos no pueden fijar un precio del aporte. La recomendación fue que la responsabilidad es del Ministerio de Trabajo a través de un decreto nacional o una modificación de la ley, donde se fije que el aporte de los trabajadores será de determinado monto y se fije la retribución que tendrá cada compañero.

¿Hubo avances en esta negociación?

Después del paro en el puerto de Mar del Plata, que fue importante, por este tema de la jubilación, se hizo un impase de 90 días para que el gremio de la actividad al cual nosotros estamos afiliados logre jubilar a los compañeros más grandes. Esto lo está encarando con el Ministerio de Trabajo y se sigue avanzando. Esperemos que haya una resolución o un decreto o cambio de la ley que resulte en un beneficio para los trabajadores portuarios, y sobre todo los trabajadores que vienen detrás de nosotros. Lo que nos importa es que el futuro de nuestros jóvenes esté cubierto, que no les pase lo mismo que nos pasó a nosotros, por haber vivido la crisis de los 90, fruto del manejo nefasto de los gobernantes de entonces.

¿Esto puede generar un precedente para los demás rubros de las cooperativas de trabajo?

Seguro. Como dicen los abogados, esto genera una jurisprudencia importante para el resto de los trabajadores y creo que es una pelea que debemos dar todos. Ninguno debe sentirse discriminado por integrar una cooperativa, al contrario, creo que asumir las tareas propias de una cooperativa donde se maneja el futuro nuestro y de nuestros hijos nos tendría que dar más fuerza y mejores beneficios a cualquiera de nosotros. Creo que esto es lo que debe levantar cada uno de los compañeros y en algún momento sentarnos todos y discutir el mismo proyecto.

¿Cuándo decidieron formar parte del sindicato?

Fue una discusión de larga data, de más de 20 años. Yo fui expulsado del gremio hace 23 años por haber sido asociado a una cooperativa como a todos mis compañeros que íbamos armando nuestras cooperativas. Después de largas charlas con el presidente del sindicato a quien le explicamos que seguíamos siendo los mismos compañeros de siempre, que solo habíamos cambiado la figura laboral. Habíamos cambiado porque estábamos cansados de la explotación laboral y del trabajo en negro. No estábamos cambiando una figura para abaratar costos de la industria, sino cansados de la misma explotación que algunas veces ha protegido este mismo gremio, lamentablemente. Creo que lo mejor que nos puede pasar a los trabajadores es controlar a sus propios dirigentes. Y en este caso los dirigentes gremiales dejaban mucho que desear y permitían la explotación de estos trabajadores. Por eso quedamos conformados en cooperativas hace 23 años. Nos expulsaron y hace menos de un año, luego de varias charlas con los que hoy están frente del sindicato, entendieron que somos todos compañeros de trabajo y que la participación gremial sería lo mejor que nos puede pasar a todos para poder depender de un gremio, depender de nuestras empresas cooperativas y defender el beneficio de cada uno de los trabajadores. Hicimos un nuevo convenio laboral, donde están incluidos todos los trabajadores asociados en cooperativas, donde no se permite que ningún trabajador tenga menos beneficios, ya sea que esté en cooperativas o en relación de dependencia. Todos tenemos el mismo derecho a trabajar y el mismo beneficio laboral. Y por supuesto, el mismo beneficio para poder votar y ser elegido dentro de la conducción gremial, y con eso el acompañamiento del gremio tanto local como nacional.

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal