lunes, 30 de septiembre de 2013

Ley de medios: 26 años de debates y participación ciudadana en democracia

Críticas a la ley de medios en la inauguración de las JornadasEl jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, opinó que "el país se merece un real debate de la ley de medios" y desconoció así uno de los mayores procesos de participación ciudadana en la construcción de una ley, que incluyó las opiniones de cerca de 10 mil personas en 24 foros realizados en todo el país.


"El país se merece un real debate de la ley de medios fuera del contexto de una pugna por el poder", consideró Macri durante las jornadas de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) y la Cámara de Productores y Programadores de Señales Audiovisuales (Cappsa), opinión en la que coincidió con el ex gobernador de Santa Fe, Hermes Binner.

Las palabras del jefe de gobierno pasan por alto que la sanción de la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, en octubre de 2009, fue la culminación de un proceso surgido en 1983, con la recuperación de la democracia, que buscó cambiar el decreto-ley 22.285, sancionado por la última dictadura.

Los 59 proyectos de ley presentados en el Congreso en el lapso de esos 26 años dan cuenta de la necesidad compartida por organizaciones sociales y partidos políticos de diverso signo de legislar el espacio de las comunicaciones audiovisuales, intentos que una y otra vez chocaron contra las presiones ejercidas por parte de los sectores a los que favorece la ausencia de legislación.

Una de los iniciativas más importantes -ya que, según el docente de Comunicación de la UBA Gustavo Bulla, "postulaba los mejores aspectos que habían constituido históricamente el servicio público de radiodifusión europeo y algunas experiencias latinoamericanas avanzadas"- fue la que el ex presidente Raúl Alfonsín le encargó al Consejo de Consolidación de la Democracia (Cocode), que incluía un diseño federal para el sistema de radiodifusión y el acceso democrático a las licencias.

Sin embargo, la falta de respaldo político -incluso de la propia bancada radical- evitó que el proyecto se sometiera al debate parlamentario.

Lejos de la falta de discusión declamada por Macri -quien este año dictó un decreto de necesidad y urgencia en beneficio del Grupo Clarín, luego convertido en ley con el apoyo de Proyecto Sur y la Coalición Cívica-, fue justamente la participación ciudadana en el debate sobre la nueva ley de medios lo que permitió la sanción de la misma.

El 18 de marzo de 2009, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó en el Teatro Argentino de La Plata un ante-proyecto de ley elaborado en torno a los "21 puntos para una ley de radiodifusión democrática", el manifiesto que la Coalición por una Radiodifusión Democrática -un espacio que logró nuclear a más de 300 organizaciones sociales- elaboró en 2004.Tras la presentación, el texto se puso a consideración de toda la sociedad.

Entre marzo y julio de ese año se realizaron 24 foros participativos en diversas partes del país, en los que todo aquel que quisiera expresarse sobre el tema -empresarios, particulares, representantes de organizaciones, etc.- contaba con siete minutos para hacerlo.

En paralelo, el Comfer (lo que hoy es la AFSCA) abrió una dirección de correo electrónico para recibir aportes de forma escrita y se organizaron en todo el país charlas y debates sobre el tema que la mayoría de los grandes medios prefirió ignorar en sus pantallas.

En total, según Bulla, participaron cerca de 10.000 personas y se recibieron más de 1300 propuestas para incorporar o modificar aspectos del ante-proyecto, que significaron la modificación de unos 120 artículos del texto original, por lo que el proyecto que llegó al Congreso fue uno de los más discutidos de la historia del país.

Fuente: Tèlam

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal