lunes, 22 de septiembre de 2014

Ahijuna, la radio que recuperó el aire gracias a sus oyentes

La FM 94.7 es una emisora comunitaria del sur del conurbano bonaerense y la única de servicio público en la zona. Desde 2004, transmite desde la Biblioteca Pública y Complejo Cultural Mariano Moreno en Bernal. En 2012, tras un temporal que les llevó la antena, recuperaron el aire gracias al aporte de los oyentes en la campaña Un Diego para la Torre. Este colectivo de más de 20 personas entiende la comunicación como una herramienta de transformación,  y así lo demuestra generando espacios para que alumnos de la Universidad Nacional de Quilmes den sus primeros pasos en radio.

“Veníamos cascoteados de la década del 90. La radio era el medio ideal para tener incidencia en la sociedad con nuestro proyecto social y político. Este grupo de personas vive la radio como una herramienta de trasformación social”, detalla Martín Iglesias, miembro de la Cooperativa de Trabajo Usina de Ideas, y actual coordinador del equipo de producción de la FM.

La radio llega a los partidos de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui, al primer y segundo cordón del conurbano bonaerense, que incluye a casi 2 millones de personas del Gran Buenos Aires.

Si bien comenzaron a pensar en el proyecto en 2001, tres años después –el 27 de agosto de 2004- un grupo de siete comunicadores puso en marcha Radio Ahijuna. Por la radio pasan diariamente vecinos, músicos, trabajadores y docentes de la región: 20 personas trabajan en la producción propia de contenidos y productoras independientes completan la programación.

Además, el vínculo con la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) les permite contar con alumnos/as en la producción, quienes, a su vez, suman experiencia en el aire.


“Con la universidad trabajamos desde el principio. Pero ahora ya tenemos una estructura montada sobre convenios para generar prácticas académicas en la radio. Es una relación muy afianzada. Además generamos trabajo para comunicadores de la región”, celebra Iglesias.

Un Diego Para La Torre
En 2012  estuvieron ocho meses sin transmitir después de que el tornado del 4 de abril destruyera la planta transmisora de la radio. Los oyentes (2.500 personas) le devolvieron el aire con la campaña solidaria #UnDiegoParaLaTorre, que logró montar una nueva planta.

“Los primeros momentos fueron duros porque sabíamos que recuperarse llevaría tiempo. Pero curiosamente la comunidad y los oyentes superaron nuestras expectativas. Empezaron a colaborar en la campaña, les interesaba que la radio vuelva. Fue maravilloso ver cómo la sentían propia, cómo la querían recuperar. Y lo hicimos.”, rememora Iglesias.

“Pasión por la radio y compromiso con la palabra. Así fueron los inicios de Ahijuna, recuperando el  legado de las emisoras populares en América Latina e inscribiéndose en la historia de las organizaciones que decidieron gestionar un medio de comunicación sin fines de lucro en nuestro país, a contramano de la ley de radiodifusión de la dictadura y asumiendo la comunicación como derecho.” De esta forma definen su militancia los miembros de Ahijuna.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal