martes, 12 de noviembre de 2013

Transmedia: nuevos retos audiovisuales, nuevas formas de narrar

ShutterstockLa tecnología no solo ha traído consigo la invención de celulares, redes sociales y equipo digitales, también ha propiciado la formación de un consumidor interactivo que exige productos transversales.
 
Seguramente, la mayoría de las personas ha visto la película Star Wars, y luego se ha divertido con los videojuegos del filme en sus consolas o, incluso, ha leído los cómics que abundan en internet. Una narración que se ha expandido a diferentes plataformas y brinda  al público un sinfín de medios para interactuar.
Ahora bien, como Star Wars, son muchas las producciones cinematográficas y audiovisuales que han seguido esta dinámica, conocida mundialmente como Transmedia.

Del 23 al 26 de octubre de este año, se llevó a cabo en la Universidad del Norte, el Parque Cultural del Caribe, la Alianza Francesa y la Cinemateca del Caribe, el ‘Tercer Festival de Cine Creative Commons Barranquilla’, en el que diez expertos en cine  y realizadores compartieron sus conocimientos, sus productos  y sus experiencias.

En el marco de este evento, se habló sobre Transmedia y el reto de los nuevos realizadores y consumidores  a la hora de unir  producciones cinematográficas con la era tecnológica. Uno de los expositores fue el cineasta transmedia y storyteller español Montecarlo, quién afirmó que la digitalización de los medios nos enfrenta a una sociedad hiperconectada e hiperfragmentada en la que hay información por todas partes, por lo que las narrativas transmedia se convierten en la herramienta para darle sentido a nuestras creaciones y a los elementos que nos ofrece la tecnología.

Un concepto para apropiar. Sin lugar a dudas, hablar de transmedia es hablar de interactividad y, aún más, de hipertextualidad. Sin embargo, lo primero que hay que tener en cuenta, afirmó Montecarlo, es reconocer que el consumidor de hoy en día es diferente a su homónimo de hace 5 o 10 años atrás, aunque parezca cercano.

Actualmente, las personas exigen que todo aquello que se presente obedezca a las nuevas rutinas digitales y ello conduce al uso de técnicas donde la participación y la interacción sean el pilar a la hora de pensar en producir.

Un aspecto importante, siguiendo con lo expuesto por Montecarlo, es saber que cada plataforma tecnológica tiene un lenguaje diferente.

En este sentido, indicar que algo es transmedia, es “indicar la inclusión de nuestras creaciones en diversas plataformas  con un estilo armónico, plataformas que pueden ser físicas o digitales, sin subestimar la perspicacia del consumidor e identificando qué cosas usaremos intencionalmente en nuestro producto que podamos relacionar con otros medios de forma adecuada y coherente", recalcó.

Así, la transmedia permite donar cortos narrativos en diferentes formatos y con contenidos significativos para llegar al público de manera eficaz.

Si bien, cada medio tiene lenguajes y tiempo diferentes, el reto va más allá de solo incluir y acuñar. No es tomar un documental de televisión y añadirlo a la internet. Si se espera que los resultados sean efectivos, la estrategia y la dinámica es otra.

Esto requiere productores que se replanteen, por lo que la transmedia es un perfil profesional nuevo.
Esta afirmación de Montecarlo es clave para entender este tópico. La transmedia no es ‘embutir’, es pensar, construir, saber que se está brindando contenido digital en nuevos canales de comunicación.

Por esta razón es de vital importancia saber que nada es lo mismo aunque parezca igual. La intención es compartir, pero a través de la interacción, sino se queda en lo de siempre, en lo de una sola vía.

La narración transmedia siempre debe llevar a un mundo incluyente y, para eso, el uso de varias plataformas  debe ser coherente con las realidades que construimos, señaló el storyteller.

Varios de los asistentes al evento, coincidieron en que muchas personas creen que hacer productos transmedia es llevar lo que vemos en televisión o cine e insertarlo en la internet. En este sentido, la confusión es grande y peligrosa.

Los elementos. Es clave relatar ítems que pueden aclarar este error. La narrativa transmedia exige el uso de múltiples plataformas; la implicación de universos coherentes; productos expandibles; saber que lo que está ahí permite encontrarnos; y por último, no desconocer que cada narración tiene su espacio y rol.

Modelos Transmedia. Es así, como actualmente son muchas los esfuerzos por contribuir a  este ‘arte social y de conciencia’: social porque  invita a la deliberación, a la interacción, y de conciencia porque exige a los realizadores brindar un producto acorde la nuevas necesidades de los usuarios, a necesidades tecnológicas.

Uno de los ejemplos mejor logrados es #LittleSecretFilm, de Pablo Maqueda y Haizea Viana, realizadores españoles que apuntan con su trabajo, a no solo dar sentido a la transmedia en su contexto más cercano (Europa), sino que desean ‘llegar al otro lado del charco’ (Latinoamérica) e interconectar universalmente todo el trabajo.

#LittleSecretFilm es una ‘locura cinematográfica’, como señaló Alejandro Ángel, uno de los organizadores y líderes del festival.

Lo que proponen Maqueda y Viana es que cualquier persona en el mundo se arriesgue a producir una película, pero bajo unas condiciones especiales.

Los productos son largometrajes grabados en secreto, rodados durante 24 horas seguidas y luego publicados a través de dicho hashtag en la red social Twitter.

Esta propuesta invita a crear sin necesidad de tener millones en el bolsillo, sin  necesidad de ser un Tarantino, un Allen, o un Chaplin.

Con esta oportunidad, “se invita a crear contando con lo más importante la idea, las ganas y la ‘demencia’, y aprovechando los beneficios que da la tecnología”, señalaron los creadores. Incluir una plataforma como Twitter para dar a conocer los largometrajes es premeditado en la medida que la intención es la difusión mundial. Eso es transmedia.

Sin embargo, el desarrollo tecnológico va a pasos gigantes y el futuro de las narraciones transmedia no está escrito.

Según Ángel, lo más importante es que “todos apuntemos a la reinvención constante, aunque, vale la pena aclarar que Colombia es un escenario con una tendencia a potencializar el uso de narraciones transmedia por tener un público receptivo y afín”, puntualizó.

Lo único cierto es que esta corriente es el ‘caballo de batalla’ de este siglo digital y muchos creadores se están arropando a esta idea para darle frente a la competitividad y a los retos de la tecnología.

Este espacio fue organizado por el departamento de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Norte, el Centro de Producción Audiovisual (CPA) de la misma institución y la Productora Audiovisual Armadillo Media.

Mayra Romero Sayas
 
Fuente: http://www.elheraldo.co
 
 
 

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal