viernes, 15 de mayo de 2015

Conectar Igualdad rompió con los formatos clásicos de enseñanza

A ese resultado se arribó luego de la investigación que realizaron 15 universidades nacionales convocadas por el Ministerio de Educación. En el marco del programa, que fue lanzado en 2010, se entregaron casi cinco millones de netbooks.

En 2015, el programa Conectar Igualdad, que hasta el momento entregó 4.939.183 netbooks entre estudiantes y docentes de escuelas primarias, secundarias, de educación especial e institutos de formación, cumplirá cinco años en pos de reducir la brecha digital.
Sobre los avances del programa, en abril se presentaron los resultados de estudios evaluativos de Conectar Igualdad que fueron realizado por 15 universidades nacionales convocadas por el Ministerio de Educación.

El Segundo estudio evaluativo sobre el Programa indagó sobre los cambios y continuidades que se advierten en las escuelas, en las prácticas docentes y en los estudiantes.
Al respecto, y consultada por El Megáfono, la coordinadora de la investigación en la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC), Viviana Macchiarola, destacó que las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC’s) “rompieron con el formato de la escuela tradicional porque el aprendizaje ya no se circunscribe a un solo espacio físico” sino que hoy “se aprende en otros espacios producto de la conectividad”.

Los contenidos son interdisciplinarios, y con distintos ritmos de aprendizaje en función de los grupos de trabajo”, agregó aunque advirtió que no todos los establecimientos educativos recepcionaron de igual manera al programa.

Entra más en aquellas escuelas que están más predispuestas a formatos más abiertas, como son por ejemplo las escuelas técnicas. Allí se está trabajando muy bien, porque son escuelas más abiertas por su vínculo con el trabajo, con el medio, con los talleres”, señaló.

Análisis en Río Cuarto
Del estudio, al que le continuara uno -el tercero- final que se realizará en agosto, se desprendió que casi el 80 por ciento de los 4.900 estudiantes encuestados valoraron la posibilidad que les dio la netbook de extender el espacio y el tiempo del aula al interior de la familia y de la comunidad.

Finalmente, Macchiarola detalló en una primera etapa “la sensación era de alegría” pero que “ahora se abren nuevas tensiones”.

Hoy, los chicos acceden a una gran cantidad de contenidos, por ende un problema que aparece es cómo ayudarlos a seleccionar críticamente la información: ver quién dice qué y dónde lo dice, en qué contexto” por lo que, indicó Macchiarola, hay que “enseñarles a procesar y reorganizar esa información. Los profesores se quejan mucho del copiar y pegar".
"Por ende, hay que buscar actividades que no se resuelvan con un copiar y pegar, sino que implique comparar, reorganizar, sintetizar”, finalizó.


 Fuente: Ansol

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal