miércoles, 13 de mayo de 2015

Internet puede poner en jaque las reservas de energía

El incesante crecimiento de Internet despierta grandes incertidumbres de cara a un futuro no muy lejano. Al tradicional y apocalíptico interrogante sobre si la Red entrará en colapso con la consecuente pérdida de toneladas y toneladas de información almacenada en los servidores, se suma ahora otro foco de preocupación: en el Reino Unido estiman que el consumo de Internet será tan elevado para 2035 que demandará toda la fuente de alimentación eléctrica del país europeo. La problemática no es exclusiva de los ingleses, ya que una situación similar se repite en la mayoría de los países del mundo, donde el uso de la red avanza a pasos agigantados a raíz de la enorme cantidad de dispositivos en funcionamiento y la constante transferencia de datos.

La prestigiosa Royal Society, que siempre suele estar un paso adelante a la hora de prever el devenir de la ciencia, advirtió que Gran Bretaña tendría que empezar a planificar una estrategia para racionar en los próximos años el uso de Internet a raíz del vertiginoso aumento en el caudal de transferencias de datos entre los millones de computadoras personales, teléfonos inteligentes y tabletas que actualmente funcionan en la sociedad. Y el alerta tienen su sustento: en la última década la demanda de internet se aceleró unas 50 veces.

Este crecimiento incesante no sólo provoca la saturación de las redes de comunicación --la banda ancha alcanza en países desarrollados una velocidad de descarga de hasta 100 megabytes por segundo--. sino que además potencia el uso de energía eléctrica. Y no únicamnete por el obvio consumo de las baterías, sino por la multiplicación de los data centers, que son los grandes centros donde se almacenan y procesan los datos a los que uno recurre, por ejemplo, en una búsqueda en Internet.

Para tener una idea, de acuerdo con diferentes relevamientos, a Google --uno de los más grandes proveedores de información-- se le atribuyó en 2010 el 1% del consumo eléctrico a nivel mundial.

La Universidad de California advirtió a través de una investigación que los servidores, los routers y los equipos de redes llegaron a consumir hasta un 2% de toda la energía utilizada a nivel global en 2011. Otro estudio de la Universidad de Stanford, que fue presentado en 2013, afirmaba que el uso de electricidad que provenía del consumo de internet suponía alrededor de 10% de la demanda total.


El nacimiento de la era de la “Internet de las cosas” --datos que viajan de un lugar a otro para alimentar a los aparatos inteligentes, que van desde un termostato hasta un automóvil-- también presupone un alza en el consumo de energía. De ahí la necesidad de una búsqueda de nuevas fuentes de alimentación, sobre todo las renovables, que permitan sostener la demanda que exigirá Internet y evitar así el colapso de las redes eléctricas.

Fuente: Clarín

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal